A ver si has escuchado esto últimamente:

  • “Tras la Crisis Sanitaria nada será igual que antes”
  • “Vienen cambios sociales y económicos que transformaran una Nueva Normalidad”
  • “Nada volverá a ser como antes” (El Canto del loco 😊)

Estamos anticipando nuevos cambios en nuestra Sociedad. La gran Pregunta es: ¿Estamos preparados para ellos?

Ya anticipamos en un articulo anterior que la gestión del Teletrabajo y la Flexibilidad Laboral han venido para quedarse:

La nueva realidad socioeconómica de las 4 D´s

El teletrabajo y la flexibilidad laboral han llegado para quedarse

Algún tiempo antes ya advertíamos que La Flexibilidad Laboral es rentable para la empresa y el Trabajador en dos artículos publicados:

La nueva realidad socioeconómica de las 4 D´s

La flexibilidad laboral es rentable para la empresa y el trabajador

¿Por qué las políticas de conciliación y flexibilidad laboral son rentables para las empresas?

¡¡¡Y ya hace casi 4 años hablábamos de las empresas que obtenían mejores resultados aplicando la Flexibilidad Laboral!!!

La nueva realidad socioeconómica de las 4 D´s

Organizaciones flexibles que alcanzan mejores resultados

Entonces ¿Cómo será la nueva realidad socioeconómica que nos encontraremos próximamente?

  • Trabajo por objetivos frente a Presentismo: Si el Teletrabajo se impondrá en el corto plazo, y en el medio plazo será frecuente alternar presencia en centros de trabajo con trabajo a distancia, entonces la Presencia Física adquirirá menos relevancia y se potenciaran los resultados y el trabajo por objetivos y proyectos.
  • Evaluación del desempeño orientada a Resultados: Si las personas son menos “visibles” ante sus Manager, entonces la consecución de Resultados y cumplimento de objetivos en tiempo y forma con formatos de entregables potenciará el valor de cara a una Evaluación del Desempeño de los trabajadores.
  • Se difuminarán los horarios personales y profesionales: Ahora es cuando las fronteras entre la vida personal y profesional se “derribarán”. Si trabajo por objetivos es casi seguro que no tendré un cronometro o un “controlador” de mis tareas. Ahora podrá dedicar tiempo a lo largo del día a cuestiones personales o profesionales, en función de mis necesidades concretas de vida. La otra gran pregunta es ¿Tiene ahora sentido el Control de Horario que se impuso hace poco a trabajadores y empresas?
  • Flexibilidad es compatible con Libertad Responsable: Y es ahora cuando los Managers “controladores” deben gestionar una Transformación en su forma de gestionar Talento, siendo mas tolerantes y gestionando la Confianza con sus colaboradores. Los Managers que no acepten la nueva realidad posiblemente se verán desplazados y tendrán que ser sensibilizados ante esta nueva situación. Es ahora cuando el concepto de Libertad Responsable del que venimos hablando desde hace años, adquiere un significado completo y total para poder gestionar las tareas y objetivos desde esa Flexibilidad y Responsabilidad. ¿Y qué pasa con los caraduras o los jetas que se escaqueen? Estamos convencidos que quedaran retratados, ya que si no cumplen con los plazos y formas de entrega serán “visibles” para los Managers y compañeros que se verán afectados por su comportamiento.
  • ¿Tiene sentido la ubicación física en el puesto de trabajo? En este nuevo panorama socioeconómico se advierten algunas dudas y preguntas razonables
    • ¿Tiene sentido una oficina o centro de trabajo para todos los trabajadores?
    • ¿Podremos trabajar desde diferentes ubicaciones físicas (no solo nuestra casa)?
    • ¿Evitará desplazamientos innecesarios y pérdidas de tiempo por transporte en diferentes ubicaciones?
    • ¿Cuántas reuniones tendrán sentido hacer con todas las personas en el mismo espacio físico?

Ante esta Nueva Realidad Socioeconómica proponemos una gestión de las relaciones laborales basada en 4 D´s, que en su momento propuso el presidente de la Asociación para la Racionalización de los Horarios (ARHOE), Jose Luis Casero. Es el siguiente:

  • DEDICACIÓN: Tenemos que estar dispuestos a dedicar un tiempo de nuestro día a las tareas y trabajos para conseguir los objetivos. ¿Cuánto es ese tiempo? La propia organización de la persona y su Libertad Responsable para conseguir los objetivos marcará ese tiempo de Dedicación diaria que debe ejercer. Un día puede ser mas horas y otros menos, en función de las prioridades, la organización del trabajo, los tiempos de entrega y la vida personal. Una persona Comprometida con su trabajo y su empresa no necesitará “controles” que cercenen su capacidad de Autogestión.
  • DISPONIBILIDAD: Las personas deben estar disponibles. Hay que atender las urgencias y los problemas prioritarios que surgen en el día a día. No se trata de estar Dedicado todo el rato, sino de estar Disponible para lo que pueda acontecer y haya que abordar de manera inmediata. Esta disponibilidad ya esta adaptada a las nuevas tecnologías.
  • DESENGANCHE: En la época de las tecnologías, necesitamos un tiempo de “Desenganche tecnológico y laboral”. Uno de los problemas que están llegando es el “abuso” de la tecnología que puede provocar ansiedad, stress y problemas físicos con la vista y el agotamiento por el uso de pantallas. Es necesario “desenganchar” en un momento determinado. No tiene porque ser a última hora del día o de la “jornada laboral”, sino que puede ser en varios momentos a lo largo del día.
  • DESCANSO: No se trata solamente del descanso nocturno, que también es necesario. Se trata del Descanso durante la jornada. Igual que tenemos tiempos de descanso donde debemos parar y “conectar con nosotros”, en la nueva realidad laboral debemos también descansar, como hacíamos antes en nuestro centro de trabajo. El cigarro, el café, o la hora del almuerzo son algunos ejemplos. ¿Volverá la siesta? Es probable que una cabezadita después de comer impacte muy positivamente en nuestra salud.

Es indudable que no todos los trabajadores podrán acceder a esta Nueva Realidad Socioeconómica. Pero sí que muchas personas se verán afectadas por ella.

Por eso debemos prepararnos para poder adaptarnos a esta nueva situación, que ya ha llegado.

¿Está tu empresa preparada?