Toda organización tiene que tener un objetivo poético. Una mirada más allá del ámbito mercantil. Un sueño perdurable en el tiempo y que pueda mejorar nuestro mundo.

Nuestros dos ejes son las PERSONAS y el compromiso con los RESULTADOS. Queremos orientar nuestras relaciones a la mejora, personal y profesional, y al DESARROLLO de todos aquellos con quienes nos relacionamos, para, así, colaborar con el CRECIMIENTO y RENDIMIENTO de sus empresas.

Estos son nuestros Valores reflejados en nuestras Emociones

  • RABIA: Como energía catalizadora para afrontar los retos o la gestión de adversidades y, así, poder salir triunfantes. Buscamos una Gestión por confianza, donde las personas se apoyen las unas a las otras y consigan, con vigor y fortaleza, lo mejor de ellos mismos. Apretando los dientes y mostrando contundencia.
  • REPUGNANCIA: La sentimos ante actuaciones poco éticas o reprobables. Nos producen nauseas los comportamientos intolerantes o despectivos hacia los demás. No aceptamos el menosprecio y la soberbia. Entendemos las relaciones personales y profesionales desde la honestidad y el trato de persona a persona, sin anclajes de superioridad e inferioridad. No estaremos de acuerdo con la minusvaloración o la falta de respeto. Apostamos por criterios éticos, de relaciones profesionales y personales, donde no hay posibilidad de engañar a otra persona. Una filosofía laboral que consiste en tratar a los demás como nos gustaría que fuésemos tratados.
  • MIEDO: Sabemos que nos enfrentaremos a situaciones nuevas, algunas de ellas desconocidas. Sufriremos el miedo, pero podemos acogerlo como una herramienta que nos ayude a afrontar, de manera decidida, todos nuestros temores. Si, además, lo compartimos con los que nos acompañen en el camino, podremos enfrentar mejor todas las batallas y no supondrá un freno en nuestro camino hacia delante.
  • ALEGRIA: Afrontamos nuestro día a día con júbilo. Una alegría que nos beneficia para gestionar nuestras tareas, para ayudar a los demás y para contagiar esta emoción a nuestra gente. Ambicionamos generar ilusión e ilusionarnos con lo que nos rodea, con las personas, con los detalles, y con los grandes y pequeños acontecimientos cotidianos. 
  • TRISTEZA: Ante la injusticia y la desigualdad. Nos ponemos tristes porque somos sensibles al sufrimiento de las personas y, por eso, aceptamos esta vulnerabilidad para poder remontarla con la fuerza que da el sobreponerse a esta emoción para sentirse bien.
  • SORPRESA: Nos gusta tener la capacidad de sorprendernos con pequeñas y grandes cosas. Queremos sorprender a todos los que nos rodean, tanto a los clientes como a aquellos que colaboran con nosotros. Aceptamos el Cambio como algo natural. Sabemos que el Cambio ha venido para quedarse. Por eso cooperamos con la Transformación de las personas y las organizaciones de manera constante y continua. Queremos hacer las cosas de manera diferente para conseguir resultados extraordinarios.