La IA (Inteligencia Artificial) no es el futuro. Es el Presente.

Estamos en los inicios de una nueva Era que va a transformar nuestra Vida y las condiciones laborales.

Todavía no podemos vislumbrar el alcance real de esta Transformación, aunque sí podemos intuir algunas cosas:

  • Los trabamos mecánicos serán realizados por la IA.
  • Dispondremos de más tiempo para gestionar otras tareas más estratégicas, allá donde la IA no llega.
  • Algunas profesiones se tendrán que adaptar a la nueva situación profesional que nos plantea el uso de la IA.
  • La toma de decisiones en las empresas estará sustentada en la IA.
  • Las tareas profesionales serán más ágiles y tendremos más espacios de tiempo para poder reflexionar y gestionar de manera creativa.
  • ¿Algunos trabajos desaparecerán? Es posible. Toda Revolución Digital trae consigo nuevas profesiones y absorber profesiones que realizará directamente la IA

Se trata entonces de 2 Grandes Cuestiones:

  1. Adaptarnos a la nueva situación y al uso de la IA en nuestro día a día profesional.
  2. Centrarnos en aquello que las personas podemos hacer y aporta valor. Se trata de poner foco en el Human Touch.

Le hemos preguntado a la IA que opina sobre si alguna vez tendremos un jefe/a que sea la IA o gestione las directrices de algunos equipos profesionales. Y nos dice lo siguiente:

En la actualidad, la posibilidad de que la inteligencia artificial (IA) sea el jefe de personas en un trabajo es bastante baja, aunque no se puede descartar por completo en el futuro. Aquí hay algunos puntos a considerar:

  1. Complejidad de las relaciones interpersonales: La gestión de personas implica una serie de habilidades interpersonales complejas, como la empatía, la comprensión emocional y la capacidad de motivar a los empleados. Estas habilidades son difíciles de replicar completamente en una IA, ya que la inteligencia artificial actual tiende a ser más efectiva en tareas específicas y delimitadas.
  2. Ética y confianza: La idea de tener a una IA como jefe puede plantear preocupaciones éticas y de confianza entre los empleados. La toma de decisiones por parte de una máquina puede generar desconfianza y resentimiento, lo que podría afectar negativamente la dinámica del equipo y la moral.
  3. Limitaciones de la IA: Aunque la IA ha avanzado significativamente en los últimos años, todavía tiene limitaciones en términos de comprensión del contexto, adaptabilidad y creatividad. Estas limitaciones pueden dificultar que una IA sea efectiva como líder de personas, especialmente en entornos empresariales complejos y dinámicos.
  4. Supervisión humana: Incluso si en el futuro las IA pueden asumir roles de liderazgo, es probable que aún necesiten supervisión humana para garantizar decisiones éticas y estratégicas adecuadas. Los seres humanos pueden proporcionar el juicio y la perspectiva necesarios para guiar y corregir las acciones de la IA.

En resumen, mientras que la IA está desempeñando un papel cada vez más importante en el ámbito laboral, es poco probable que reemplace completamente a los líderes humanos en la gestión de personas en el corto o mediano plazo. Sin embargo, es importante estar atentos a los avances tecnológicos y sus implicaciones éticas a medida que avanzamos hacia el futuro del trabajo.

¿Podría ser la IA mi Jefe/a?: The Human Touch. Mutare.

Hasta la propia IA tiene dudas. No se trata de resolverlas. Se trata de adaptarnos.

Pongamos un ejemplo:

¿Es posible que la IA pueda gestionar información sobre la eficacia de un equipo comercial que tiene que vender productos basándose en datos?.

La respuesta es que parece bastante probable que así sea.

Entonces la IA puede marcar directrices a los equipos de venta para poder ser más eficaces y más productivos.

Esto puede estar gestionado por un Ser Humano, un Director de Ventas, que es el que puede introducir los datos y variables diferentes para que la IA marque una “Hoja de Ruta”. Esto es lo que nos referimos con el Human Touch.

Si podemos comprender que la IA viene para aportar, no para destruir, y que el Human Touch será diferenciador para complementarse con la IA, estaremos más cerca de Aceptar el Presente inmediato que supondrá esta Revolución Digital.